Nadie imaginaría que en México existe una guerra…

Nadie imaginaría que en México existe una guerra…


(…)”Teatro de operaciones” es el término militar para indicar el lugar donde se desarrolla la guerra.

En la Tercera Guerra Mundial, Europa era el teatro de operaciones. Ahora ya no se sabe dónde va a estallar, puede ser en cualquier lugar, ya no es seguro que vaya a ser Europa.

La doctrina militar transita de lo que se denomina “sistema” a lo que ellos llaman `versatilidad`.

`Tengo que estar listo para hacer cualquier cosa en cualquier momento. Un esquema ya no es suficiente: ahora necesito muchos esquemas, no sólo para construir una respuesta a determinados hechos, sino para construir muchas respuestas militares a determinados hechos`. Es donde interviene la informática.

Este cambio hace que se pase de lo sistemático, de lo cuadrado, de lo rígido a lo versátil, a lo que puede cambiar de un momento a otro. Y eso va a definir toda la nueva doctrina militar de los ejércitos, de los cuerpos militares y de los soldados. Este sería un elemento de la Cuarta Guerra Mundial.

El otro sería el paso de la “estrategia de contención` a la de ´alargamiento´, o `extensión´: ya no sólo se trata de conquistar un territorio, de contener al enemigo, ahora se trata de prolongar el conflicto a lo que ellos llaman `actos de no-guerra´. En el caso de Chiapas, esto tiene que ver con quitar y poner gobernadores y presidentes municipales, con los derechos humanos, con medios de comunicación, etc.

Dentro de la nueva concepción militar se incluye una intensificación de la conquista del territorio. Esto quiere decir que no sólo es necesario preocuparse del ezln (sic) y de su fuerza militar, sino también de la Iglesia, de las ongs, de los observadores internacionales, de la prensa, de los civiles, etcétera.

Ya no hay civiles y neutrales. Todo el mundo es parte del conflicto”.

Subcomandante Insurgente Marcos

ante la Comisión Civil Internacional de Observación

de los Derechos Humanos (CCIODH)

en La Realidad, Chiapas, el 20 de noviembre de 1999.

A 11 años de estas reflexiones los hechos, dejan en evidencia de que estamos en una etapa prevista en aquel entonces como “la cuarta guerra mundial”; un momento en donde los intereses neoliberales y transnacionales, a través de las instituciones gubernamentales, utilizan todos los recursos de los estados para hacer una guerra en contra de toda la población.

El escenario de guerra en el norte y centro del país es una muestra de cómo todo el aparato político, social, económico y militar se centran en una lucha por el control territorial en todos los frentes, en luchas de poder con la delincuencia organizada, pero también contra las resistencias civiles, quienes defienden la tierra y el territorio, ante la prensa y opinión crítica, ante las expresiones alternativas de la ciudadanía.

Se han modificado leyes para que, por un lado, el ejército tenga mayores facultades arbitrarias para actuar en todos los sectores de la población y, por el otro, leyes que limitan o eliminan las libertades y que usan figuras violatorias a los derechos humanos en contra de cualquier “sospechoso”, como es la figura del arraigo.

Algunos efectos y costos civiles de la guerra que inició y opera el presidente Felipe Calderón en todo México reportan que hasta el momento ha dejado más de 4 mil niñas/os y jóvenes asesinados1 y más de 30 mil personas civiles en total.2

Parte de la estrategia no dicha de esta guerra es lograr instaurar control social, político, y por otro lado el control territorial rural y urbano de la población civil cada vez más descontenta con las acciones y omisiones del Estado mexicano en sus obligaciones de gobierno.

Qué pasa en el sur

Durante el trabajo de documentación y monitoreo, que realiza el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, ubicamos patrones y prácticas que confirman que el gobierno estatal está implementando una estrategia de contrainsurgencia cuyo objetivo militar es la población civil organizada que defiende legítimos derechos. Se sirve de la fuerza pública para reprimir y encarcelar a integrantes de movimientos y organizaciones sociales, corporativizando los medios de comunicación para acallar las denuncias de injusticia y para desacreditar a quienes defienden los derechos humanos. Por otro lado, utiliza un falso discurso de respeto y promoción de los derechos humanos.

El año que transcurrió nuevamente fue marcado por eventos y hechos de persecución, hostigamiento, amenazas, encarcelamiento, censura, arraigo, tortura y asesinatos de líderes sociales, activistas, mujeres, integrantes de organizaciones civiles, periodistas independientes, pueblos indígenas, ciudadanos disidentes y defensoras/res de derechos humanos.

En Chiapas la guerra no pierde el foco en contra de las comunidades y pueblos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional que construyen proyectos de autonomía en resistencia a los embates que el escenario busca imponer. A ello se suma la represión en contra de organizaciones que no firmaron el pacto de gobernabilidad, adherentes de La Otra Campaña y todos aquellos ciudadanos que hagan pública su voz en contra del Gobierno de Juan Sabines Guerrero, política de represión similar a la que ejerció en su época de gobernante, Roberto Albores Guillen y Absalón Castellanos Domínguez.

Otro elemento de la continuada estrategia contrainsurgente lo constituye el excesivo gasto en publicidad3 y medios para hacer verdad los discursos demagógicos de Juan Sabines de gobernar un Chiapas ficticio en el que no pasa nada, pleno en desarrollo y que cumple con los objetivos del milenio de la Organización de Naciones Unidas (organismo que en Chiapas, a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, ha sido denunciado como medio de control social).

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos señala: “Los Estados tienen la obligación de investigar y sancionar a todas aquellas personas que participen en la planeación y comisión de violaciones a los derechos de las personas que dedican su vida a defender los derechos humanos. La investigación y sanción parcial aumenta la impunidad y, con ello, el riesgo en el que conviven muchas defensoras y defensores.”

Para este Centro de Derechos Humanos es preocupante que la actuación de militares y policías, con el pretexto de la lucha contra el narcotráfico y la delincuencia organizada, responda y se guíe por informes oficiales de inteligencia, en donde se advierte sobre el resurgimiento y la actividad de grupos armados subversivos plenamente identificadoscuya intención es desestabilizar a los gobiernos estatal y federal en el marco de las celebraciones del bicentenario.

Para mayor información

gmatus@frayba.org.mx

-.-

1 Nota de prensa: Guerra de Calderón: 110 niños muertos, 3.7 mil huérfanos, Revista contralinea. Disponible en web en: http://contralinea.info/archivo-revista/index.php/2010/02/07/guerra-de-calderon-110-ninos-muertos-37-mil-huerfanos/

2 Nota de prensa de agencia apro 17 de diciembre 2010. Disponible en web en:http://www.proceso.com.mx/rv/modHome/detalleExclusiva/86429

3 Nota de prensa: Deuda pública de Chiapas, la más alta en 16 años.

Archivo PDF. Nadie imaginaría que en México existe una guerra…

Subcomandante Marcos y la Cuarta Guerra Mundial

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s