Masoja Shucja el lugar de la memoria

El color de la hojarasca se escucha cuando se desprende del tiempo. El aire caliente del día se prolonga cuando la tarde se suicida, pronto se vuelve oscuro, acompaña el canto de los grillos en el camino y poco a poco la niebla cae tendiendo una manta nebulosa que resguarda el silencio.

 El sol se levanta junto al sonido del gallo de don Manuel y doña María. Su luz empieza a crecer detrás de las nubes, encima de las montañas. Es otoño en Masojá Shucjá, se ve en el camino la gente que fluye hacia la iglesia, junto al sonido del tambor y la guitarra, música que resuena en todos los rincones del pueblo; inicia la ceremonia, se recuerda a los caídos, a los asesinados, en el tiempo de horror, la segunda década de los noventa, cuando el terror llegó en la zona baja de Tila, cuando el miedo se empoderó de la región y aún ahora ha costado expulsarlo.

 Eran los años en que el gobierno enfrentaba directamente el pueblo en resistencia, bajo la estrategia de los paramilitares conforme a su plan de exterminio y muerte, a quienes clamaban libertad y justicia, a quienes se habían llenado de dignidad y no se rendían a aceptar un destino escrito en una pobreza impune.

 La resistencia fue la respuesta de las personas organizadas; El recuerdo de ese entonces compartido y enlazado con otras luchas.

 Es por eso que en Masoja Shucaja el 1 de octubre se juntaron personas sobrevivientes del conflicto armado interno, gente desplazada que nunca ha podido retornar a su terruño, familiares de personas que fueron asesinadas y desaparecidas forzadamente, para recordar a quienes lucharon por esta patria derrotada por el miedo y la violencia, y como un hecho inédito el acompañamiento de integrantes de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal que con su grupo de teatro y coro, infundieron otra calor y energía; reconfortaron los ánimos, dieron aliento para compartir y seguir el camino; regalaron sonrisas, flores de esperanza, de autonomía y libertad; compartieron la luz, el agua y la tierra como alimento.

 Es por ello, que al caer la noche el espíritu fue uno, en pensamiento y recuerdo, una sola memoria colectiva de quienes han sido víctimas del conflicto armado interno aún no resuelto y de la estrategia del gobierno que continua con su Plan de Campaña Chiapas 94’. La respuesta es contundente ya que los pueblos han decidido organizarse para ir labrando su otro camino, su otra vida donde se está construyendo la otra justicia, la verdadera justicia.

 Para mayor información:

Pedro Faro

pfaro@frayba.org.mx

Michele Di Spigno

mdispigno@frayba.org.mx

*-*

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s