Cultura

Es un espacio para la difusión de las letras y arte contemporáneo.

Sangre de Selva

Cuentan los abuelos que la noche empezó hace más de 500 vueltas al sol, que la oscuridad hizo que los granos de maíz se dispersaran en el silencio, casi al amanecer, un rayo de luz en el cielo permitió en un instante ver los diferentes colores del maíz y los hombres y mujeres verdaderos despertaron y se juntaron y otra vez sus voces resonaron en las montañas y cañadas, entre los robles, entre los pinos, los cipreses y entre la ceibas y cada quien decidió tomar un camino. Algunos echaron sus gritos a los cuatro rumbos del universo, algunos otros pensaron y escribieron la historia que habían guardado en sus corazones, como capullos de mariposa y que ahora les tocaba volar. Otros ocultaron sus rostros y sólo dejaron ver sus miradas. Algunos más danzaron y cantaron. Ésta es la historia de lo que Sak Tzevul decidió hacer.

Jan de Vos

Sak Tzevul, es el primer grupo de rock que transforma los acordes de la música tradicional en relámpago, he ahí su nombre, la fuerza con la que toca, ilumina a quien lo escucha. Formado en 1996 por los hermanos Damián, Enrique y Francisco Martinez músicos originarios de Zinacantán (lugar de murciélagos), Chiapas México.

La música de Sak Tzevul tiene un toque mágico, las canciones son construida en tsotsil y español, los acordes son una combinación musical del rock, clásica y tradicional, por lo que emergen sonidos sugestivos, vibraciones del eco que viaja en el espacio, en una tonalidad fresca que produce una nueva música, que actualmente ocupa un lugar en lo que se está produciendo en México.

La historia de las letras, junto a las armonías en muchos momentos son el toque del chule’l, con el tambor y el pito, el caracol y el carrizo, la guitarra acústica, instrumentos tradicionales de la música de Zinacantán, en complicidad con la batería, la guitarra eléctrica y violín en un canto de fuego, que calienta lo más profundo del alma donde surge el aroma del incienso y la juncia.

Sak Tzevul lleva al escenario símbolos mayas, con una especie de ritual para convocar a los señores de la tierra, a los abuelos del canto y la palabra. Usan el cotón de su vestimenta tradicional del pueblo de Zinacantán, sus representaciones están llenos de energía que conecta con quien escucha su música, las lenguas tsotsil, español y japonés (actualmente en el grupo se han integrado dos violinistas japonesas), son matices de tonalidades y de colores que envuelven en un ambiente intimo.

La música de Sak Tzevul ha sido propulsor de toda una generación de otros grupos de rock indígena en San Juan Chamula y Zinacantan, quienes han organizado festivales de rock como el  “Bats’i Fest”, y del  “Kuxlejal K’in” (fiesta por la vida), el cual ha sido un foro importante para intercambiar y compartir las experiencia musicales.

Sak Tzevul, es una banda a la cual no hay que perderle la pista, pues en los últimos años ha evolucionado su composición e interpretación que sale desde la profundidad del alma de quienes la componen. Otra característica es que han incluido a sus composiciones letras de escritores de la talla del Maestro José Antonio Reyes Matamoros, de ahí salió la canción emblemática, Sangre de Selva, que tiene una composición compleja, con una serie de matices profundos. Fue seleccionada como una de las canciones que se recopilaron por el bicentenario en el 2010. En ese mismo año el día 19 de junio, Sak Tsevul se presentó en el teatro Hermanos Domínguez, en San Cristóbal de Las Casas (SCLC), Chiapas, y a mitad del concierto dio un intenso homenaje al Maestro José Antonio.

Otra cualidad del grupo es que han participado en diversos foros de exigencia de justicia, como fue la Jornada de Arte y Resistencia organizada por la Sociedad Civil de Las Abejas de Acteal, en el mes de octubre en SCLC, que junto con los y las compañeras del Coro de Acteal, dieron un concierto muy emotivo y digno.

Esta banda tiene una propuesta cultural y estética interesante, con un talento indiscutible. Cuando tocan las cuerdas vibran los nervios adheridos a la tierra, los tambores convoca a los dioses del universo y desde su canto brotan versos que viajan en la luminosidad del relámpago.

 Pedro Faro

pfaro@frayba.org.mx

Anuncios

La cultura de la violencia o la violencia como cultura

Sólo quienes sean capaces de encarnar la utopía,

serán aptos para el combate decisivo, el de recuperar cuanto de humanidad hayamos perdido.

Ernesto Sábato.

 Hoy México está bajo la zozobra ante una violencia generalizada, dictada desde las altas esferas del poder y sus mafias internas y externas, en el proceso de un país que ya se nos fue y que no tiene vuelta, pero, bajo ello las culturas subterráneas, desde la periferia sobreviven, se reproducen y generan vida. Es esta Cultura la base de toda sociedad y por tanto está compuesta por una serie de elementos y relaciones que generan identidad, conciencia, procesos de producción, creación y comunicación entre todos sus integrantes; además de ser un derecho inalienable de la humanidad, de todos, todas y cada unos de los pueblos que la componen.

México tiene una gran riqueza cultural y diversidades de pueblos con sus propias formas de cosmovisión, los cuales son el cimiento, la raíz de la sociedad mexicana actual, que le da fuerza por su potencial de ser, expresión que permite relacionarse con las diversas culturas del mundo. Por diferentes intereses políticos y económicos, los reconocimientos por la diversidad cultural y el fomento de las culturas del país no han sido satisfactorios y plenos en goce de derechos individuales y colectivos que tienen como pueblos indígenas, originando una política cultural eurocentrista en su base de conocimiento y folklorista en la divulgación de la diversidad cultural.

Diversos intelectuales chiapanecos, mexicanos y de otros países han señalado que en el país y en su caso el estado de Chiapas no existe un proyecto de Cultura acabado, desde y para el Estado en su constitución política, ya que la manera de actuar de los gobiernos en sus tres niveles, ante los problemas y retos culturales se han dado a partir de las coyunturas políticas, con mínima, casi inexistente distribución del presupuesto nacional.

Chiapas representa una parte del mosaico cultural de México, con una historia, tradición, artesanía y arte que se han expresado en diversos tiempos y ahora con mayor auge, el cual conlleva a un entramado complejo de relaciones y dinámicas, que no puede ser atendido con una política unidireccional y trazada desde un ámbito ideal, sino tratado como un proceso generado en el consenso, dinámico y en constante retroalimentación en su realidad específica.

Las prácticas continuadas de manera histórica, así como los grandes discursos generados por cada pueblo en específico, representan el conjunto de su cultura; es decir, tenemos la realidad de un pueblo, sintetizada en sus grandes discursos narrativos como el arte, la religión, la ciencia, la ley, sus tradiciones y costumbres. A partir de ello y con base en la función que desempeña el estado político moderno, debería ser que los gobiernos democráticos procuren alternativas de consolidación, reproducción, creación, producción, promoción y generación de espacios para la cultura. Bajo esta perspectiva conocer la realidad específica del pueblo de Chiapas, la evolución de sus instituciones y fenómenos culturales, nos permiten sostener de manera clara que los problemas y retos que se enfrentan, son muy serios, puedo asegurar que al gobierno de Chiapas no le interesa la cultura, sino que su prioridad es la imagen de la cultura y su reflejo en el turismo, en la explotación económica que representa, la proyección de espejismos que entrelaza en un sistema de desarrollo capitalista en donde lo principal es el dinero, la plusvalía y menosprecia a las personas y la comunidad.

Tan sólo por citar un ejemplo: en el mes de diciembre de 2010, el gobierno Chiapas decretó la desaparición de el Centro Estatal de Lenguas, Artes y Literatura Indígena (CELALI) y por tanto su desmantelamiento para finales del mes de marzo de 2011, para incluirlo a la Secretaria de Pueblos Indios. El CELALI a lo largo de su escasa existencia representaba un espacio de expresión y fomento a la cultura de los pueblos indígenas en Chiapas y de la interculturalidad que con ella se había sostenido, con aciertos y errores, así como con procesos que requerían una mayor vitalidad y seguimiento de continuidad.

En cuanto a los logros del CELALI, podrían enumerar: la apuesta por la formación de escritores jóvenes y adultos; la difusión de las lenguas y manifestaciones culturales en radio y televisión; la enseñanza de las lenguas a hispanohablantes y extranjeros; los estímulos otorgados a escritores, pintores y músicos; y la publicación de libros (obras literarias y de investigación), todo esto a cuenta gotas. De la publicación destaco la traducción de los acuerdos de San Andrés, los cuales estuvieron bajo la supervisión de los Maestros Andrés Aubry y José Antonio Reyes Matamoros, entre otros tantos compañeros de los lenguas tsotsil, tseltal, Cho`l y tojolabal que contribuyeron a una de las traducciones impecablemente trabajado y como olvidar el gran apoyo desinteresado de los Maestros Miguel León Portilla Carlos Montemayor que estuvieron acompañando el proceso de desarrollo de este espacio conocido como CELALI, hoy lamentablemente diezmado por la decisión discriminatoria y racista del gobierno del estado de Chiapas.

Respecto errores o retrocesos confluyeron varias cosas: una especie de conformismo en la innovación del trabajo cultural, la muy estrecha o casi nula relación interinstitucional siendo que era menospreciada por los gobiernos en turno, distanciamiento entre el CELALI y los creadores, especialmente con los promotores culturales y autoridades comunitarias. Se rumorea que a partir del Encuentro de los Pueblos Originarios deMéxicohistoria, cultura y resistencia en la independencia y revolución que se realizó del 18 al 21 de octubre en la ciudad de San Cristóbal de Las casas, donde los gobiernos federal y estatal fueron duramente criticados por su acción paternalista y excluyente hacia los pueblos originarios del país, con políticas de gobierno de maquillaje en el mejor de los casos fue lo que provoco la desmantelamiento de CELALI.

Ante esta acción se ha generado un silencio parecido a la estupidez de las organizaciones culturales de la sociedad civil que supuestamente están preocupados por el impulso de la cultura de los pueblos en todas las expresiones artísticas.

Cabe mencionar que a pesar que el CELALI se creó como una respuesta a las demandas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que exigía una nueva relación entre los pueblos indígenas y el gobierno mexicano, mismos que se plasmaron en los Acuerdos de San Andrés Sakamch’en de los Pobres en la Mesa 1: Derechos y Cultura Indígena.

Hoy ante esta cultura de violencia y guerra lo más apremiante son las acciones sociales de la sociedad civil que se expresaron del 5 a la 7 de mayo en la convocatoria del poeta Javier Sicilia en la Marcha Nacional por la Justicia y Contra la Impunidad, en donde se expresó el dolor, el hartazgo, la rabia y la emergencia para la transformación y dignificación del país que nos han dejado los malos gobiernos y sus sequitos de ineptos que no han sabido servir al pueblo.

 Es por lo anterior, más que nunca el trabajo en generar movimientos culturales que vinculen las relaciones humanas a través de talleres literarios, teatro, música, danza; círculos de estudios, seminarios, diplomados, entre otras acciones; que estos se enlacen en la realidad de las luchas de resistencia y sean espacios de formación alternativa en donde salgan muchos pensadores, artistas, escritores, promotores culturales, que fluyan en la esperanza y el latido vivo de de la humanidad.

Para más información Pedro Faro

pfaro@frayba.org.mx

Bajo la sombra del tiempo

 

La luna es nada sin nuestra lumbre

Nada somos sin hacernos fuego.

Si somos luna ardiente

Jamás el frío hará nuestros cuerpos.

JARM.

 

El 16 de octubre de 2010, se realizó el homenaje al Maestro José Antonio Reyes Matamoros, en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, ahí nos dimos cita quienes lo conocimos y marcó el tiempo del caminar juntos por la vida, por la muerte, por el vuelo a las galaxias, sus constelaciones y recorrer el borde del universo. He aquí un extracto de las palabras de quienes lo conocieron:

 “El viernes 24 de septiembre del 2010 falleció en la ciudad de México José Antonio Reyes Matamoros quien se decía chiapaneco por convicción, coleto por y con plena conciencia desde 1994. Admirador del proceso creativo, tanto en la ciencia como en el arte, integrando en ese puente el artificio de la vida cotidiana.

Director de la Escuela de Escritores de San Cristóbal de Las Casas donde se han formado 15 generaciones de escritores en varias lenguas, Presidente de la Asociación Civil Fomento y Promoción de la Cultura, Director de Ediciones El Animal, editorial con 44 títulos publicados y cantidad de proyectos literarios y artísticos. Dramaturgo por necesidad, ante los dramas y las farsas diarias.

 

Arturo Lomeli

 

Alta Traición

Siempre querías que te escribiera una carta chingona, pero te contestaba que mis actos hacia ti eran superiores y más contundentes que cualquier cuartilla, que cualquier verso, mi mejor carta fue la Felicidad de la que quise rodearte durante toda nuestra vida juntos, mis cuidados y mi ternura, para que nada te lastimara, porque nadie, conocía tu alma luminosa como yo. No Nenito, a ti no te llevó la V de la vejez, como decías y tanto temías, te marchaste guapo, hermoso, fuerte, sin trazo alguno que tu corazón claudicase ¿Por qué se rendía tu corazón, si el mío adentro tuyo palpitaba? ¿Por qué? ¿Si tu vida era mi vida? ¿Cómo te atreviste a irte solo sin mirar tu pueblo, tu montaña, tu casa, tu Verdi y hablarme por última vez? ¿Cómo pudiste? A las 2.20 de la tarde del día 24 me dejaste fulminada por tu ausencia, se iba tu voz en una tormenta huracanada y me dejaste en esta demasiada realidad que ya veíamos espeluznante. ¿Hay alguna palabra, diccionario que pueda explicar, fragmentar este dolor tan hondo y duro como una pared? En tu pueblo, San Cristóbal, a la misma hora se hizo un merequetengue, corría la voz desgarrada por tus calles: la noticia que el Hombre bueno y solidario, que el Amigo y el Maestro, que este Hombre singular, sencillo e incorruptible, se había ido rápido, sin decir adiós. Los Hombres con mayúscula se van temprano. Pero quedo yo para Honrarte, y antes que tu extrañamiento vaya a tragarme, está contento mi corazón por seguir tu ejemplo, la pureza de tus actos y sobretodo tu honorabilidad a toda prueba. Nenito: Agradezco El Tiempo de tu Tiempo que te atreviste a compartir tanto tiempo con mi tiempo.

 

Maura Fazi Pastorino

 Naultasejvaechileyik, bek’taltuk’ tajubelk’op, jechlavul jun k’ak’alta yolonchajchajvo’, buy li bats’ilvinik- antsetikesyaktspojikoxsmelolalxch’ielalik, smelolalxkuxlejalik, Chi’iltik José Antonio, kom o jech li abitako’ntonkutike, tajbats’ilts’ibkutike.

 Defensor de sueños, disparo de palabras, así llegaste un día bajo lloviznas, en donde los hombres-mujeres verdaderos salvaban su historia, el origen de su existencia, Chi’iltik José Antonio, tu nombre ha quedado en nuestro corazón, en nuestras letras originarias.

 

Mikel Ruiz

 

Bankilal jchanubtasvanej: alapoj xa axakitail, akomkomvexal, pixil xa ta sakil pok’ajol, atuchoj xa avaxton, xa xok’et xa ta ak’ot xchi’uk ti bats’i vinik antsetike. Li avon’tone snitoj xa sba xchi’uk slikebaltal ti mayaetike. Bats’i kolaval la chi’nunkotik ta xanobale.

Maestro: se ha vestido con el xakitail y el komkombexal, un pañuelo blanco envuelve su cabeza, su brazo sostiene el bastón de mando y danza con los hombres y mujeres verdaderos. Su corazón es parte ya de la cosmogonía maya: Gracias profundamente por caminar con nosotros.

 

Roberto Pérez Sántiz

 

Maestro, eres la vida, el sonido y recreas la luz, con tus manos diseñas el pensamiento que asiste donde nace el arte y el amor que nos consuela, con tu corazón la presencia ostenta el ritmo de tus ideas, en el viaje a otras estrellas que se revelan a lo lejos.

Pedro Faro

 

No un hombre de preocupaciones más sí de ocupaciones, ocupado de que los seres a su alrededor tuvieran de primera mano la mejor formación y acercamiento posible a la cultura, las artes y la vida misma. No conozco hoy día a alguien más vivo a través de los frutos que tiene en Chiapas.

Yuri Corzo

Somos pobres

pero no los más pobres de la tierra.

Tenemos al verso y sus conjugaciones,

y estamos por encima de la cúspide

de la burguesía y la muerte.

 

Alejandro Aldana Sellschopp

Chi’il

Ta sti’ ak’uleb bat smalaot li bolome,

la yalbun ti ko’ol chaxanavik xae,

ja’ ti la vo’ntoninbun jlumale.

 

Compañero

En la puerta de tu recinto el jaguar fue a tu encuentro,

me anunció que ahora trajinan juntos,

pues en mi pueblo tu corazón se mudó.

 

Angelina Suyul

 

 Libre

Septiembre llueve

Sobre tierra plantada

Crecen tus sueños

Jorge Antonio Gómez Abarca

 

 

Tu grito rojo

quebrado en la garganta

inunda el tiempo.

Luz Helena Horita Pérez

 

Dónde están ahora la luz, el color, el tono, la música, la geometría de la Poesía? La tuya, José Antonio, la que caminaba con tus pasos, tu pasión, tus escritos, la exigencia, la risa fuerte y la generosidad del hombre comprometido con el arte y la justicia. Seguirá hirviendo con quienes, con la tozudez que te caracterizaba, compartamos el inmenso privilegio de tus enseñanzas todas. Porque la energía no nace ni muere, se transforma. Siempre contigo.

 

Begoña Arretxe Irigoyen

 

 

Sin más balas que las palabras, sin más violencia que la inteligencia, sin más esfuerzo que el del verso, hiciste una revolución artístico literaria aquí, en Chiapas, José Antonio, y por eso es tanto amor y tanta gratitud.

Ulises Córdova

 

Querido amigo, al irte en el sitio que ocupabas, corren caudalosos ríos de la luz que eras tú, que eres, asomarse a ti, es descubrirse enorme e infinito, querido amigo te fuiste, pero no te irás jamás, seguimos llenos de ti Maestro, que nos tomaste en tus manos y nos diste la forma que somos, querido amigo, si habrá dolor de no verte, pero quedamos con esta eternidad, con tu alma, con el conocimiento que nos diste generoso a cambio de ser nosotros mismos, querido amigo te vamos a extrañar mucho y te vamos a tener siempre.

 

Luis Reyna

 

Ja’ jun ts’ibabil nichimal k’op ta abi’il/ A la memoria del Maestro José Antonio Reyes Matamoros Ta jujun lejch’sakil jun/ ta jujun k’ab yaxte’/ ja’ jun ts’ibabil nichimal/ k’op ta abi’il/ ja’ yijk’ ak’op/ kuxul/ xnitwan /ta sts’ibyuel nichimal

k’op/ bats’il winik tseltal.

 

Cada hoja blanca/ cada rama verde/ es un poema a tu nombre/ un aliento de tu palabra/ viva/ conmovedora/ de la creación poética/ maya-tseltal.

 

X-ijk’wan ta sts’ibuyel nichimal k’op/ Ta ju’ju’t’ul yalel sitil mel-ot’an x-ijk’wan ta sts’ibuyel nichimal k’op/ ta sk’aj sbujts’ awa’yej/ ta sbelal ts’ibajel.

 

Armando Sánchez

 

Querido amigo y maestro: no puedo mas que verte y sentirte vivo, sonriente, inteligente, sensible, desinteresado, poeta grande, hombre bueno, comprometido con lo más noble y humano. No puedo más que verte y sentirte vivo y así estoy bien, así lo quiero ahora.

Hugo Cameras

 

Antes del océano el ritmo de espera en mi silencio, salta dolor, hielo quemante antes de la luz, la música danza en las heridas, es la vida, se mueve al ritmo de la vida, el mar océano y la música, sobre todo la música que tú nos enseñaste, antes de morder el polvo.

Rolando Mazariegos

 

Nos has dejado en desamparo, nuestro bálsamo será el seguir tus pasos con tu acérrima necedad por el arte y así darnos a la vida y al amor por lo que uno sueña en plena libertad.

Liliana Aguilar

 

En tu tiempo de anclas de montaña/reaprendí el valor de la “alta palabra”/Tu oficio fecundo de poeta/ sembró conciencias de luz/rehizo sonetos que abren/corazones amantes de libertad creadora./Hoy tu verdad es mi timonel/ en este caminar en el que “jamás callara la palabra.”

Carmen Penagos Corzo

 

En vida cantaste la muerte, que tu alma sabe que le duele solo morir, extendiste tus brazos, polinizaste la luz en los pueblos mayas, tu palabra es el sagrado ch’ul k’aal en el espacio, Ajwalil de las Letras, coronel de las fuerzas literaria que dirigirás por siempre la marcha infinita de los tseltales, jokolawal yu’un te stoyolil ak’op, ÁNIMO CHINGAO.

Juan Álvarez Pérez

 

Un día,

el tiempo se incrustó en tus entrañas,

contigo voló nuestra música,

dejó triste melodía en herencia.

Nos cobija orfandad de palabras

entre fraternos hermanos que lloran.

Cecilia Valencia

Tus palabras llegaron hasta el cosmos del universo/ al horizonte tocaste al son de tambores tu canto;/ mi corazón y mi pensamiento le hiciste ver que no hay imposible./ Coronel te llaman, no por la ropa/ si no por la alta palabra que llevas en tu pensamiento;/ porque algunos o algunas bats’il winiketik y antsetik/ les hiciste cantar su corazón y su cultura./ En tu alta palabra lo dices si quieren llegar a ser poeta/ canta y baila en las palabras;/pero eso si con mucha disciplina y educación /muchas gracias maestro, que me hayas dejado conocer la luz de las letras/y que me hayas permitido conocer los colores, el ritmo y la musicalidad de la poesía. Nunca te olvidaremos, será difícil de aceptar que físicamente nos estas con nosotros, pero sabemos que siempre estarás presente en cada uno de nosotras/ iluminando nuestro camino, y nuestras palabras, te queremos mucho maestro y siempre serás nuestro maestro, hasta pronto mi gran maestro,/ te llevare siempre en mi corazón y en mi pensamiento.

Martha López

 

 

Sk’ejintael Reyes Ti Reyese mu’yuk xbat/te kuchem yu’un/ta sjol yo’nton jchi’laktik,/teta x-anilaj ta bijilal nichimalk’op/Jech’oxal ta jk’ejinta/ta jk’ejinta ta svob ch’ul Ojov ta tsonte’vits/ ta jk’ejinta xchi’uk Yajvalel ch’ul vinajel/ta jk’ejinta ta sjamlej vinajel yo’ xkuxet yo’ntone./Ti jun lekil bijil vinik k’ucha’al Reyese/mu xcham, te kuxul ta sbel sjol yo’nton k’ak’al.

 

Himno a Reyes. Reyes no se fue,/habita en el corazón y espíritu/de los hermanos tsotsiles y tseltales,/como versos heroicos/que cabalgan en las letras./Por eso canto,/canto la música del Ojov de tsonte’vits/canto con el Yajvalel vinajel para deleitar,/canto con la música del universo infinito./ A un sabio y humano como Reyes,/ no murió, vive en la memoria del tiempo./

 

Andrés López Díaz

 

El año que se fue, se llevó consigo una serie de compañeros transcendentes para el mundo, para este mundo más necesitado de humanidad, en él deambulaban un tal José Saramago, Miguel Delibes, Carlos Montemayor, Carlos Monsivais, Bolivar Echeverria, Alí Chumacero, José Antonio Reyes Matamoros, entre otros tanto personajes públicos y clandestinos quetan sólo su presencia inspiran a la acción, al trabajo de cambiar este planeta que parece irse de nuestra manos, de trabajar con pasión, profundizar el instante, a través de la propia circunstancia: el ahora y aquí, somos péndulo del tiempo donde el drama social y político agobia nuestro espíritu. Queda la luz, esa estela de energía que da vida a lo que uno piensa, sueña en un nosotros. Maestro José Antonio, seguro ahora estarás con Netzahualcóyotl y Homero en el instante poético de lo eterno que mueve las fibras más sensibles del universo en el cual nos conectamos.

 

Pedro Faro